Volver

Incontinencia después del parto: ¿Por qué sucede y qué hacer al respecto?

Escrito por la Dra. Jennifer Berman, experta en Urología y Salud Sexual.

Dar a luz a un bebé - sea por cesárea o parto natural - puede causar problemas de filtración de la vejiga. La labor de dar a luz acompañada de presión y tensión de los ligamentos, músculos y tejidos que rodean la vejiga y uretra, es lo que lleva a sufrir de incontinencia después del parto.

El trabajo de parto prolongado, el trauma asociado con el trabajo de parto, la falta de progreso durante la gestación o un bebé de gran tamaño agravarán el potencial de daño de la vejiga, la uretra, los ligamentos y músculos de apoyo, lo que aumentará la probabilidad de fugas en la vejiga luego del embarazo.

El tipo de incontinencia que las mujeres suelen experimentar durante y después del parto se denomina incontinencia de esfuerzoEs decir que las filtraciones de orina se producen con cualquier tipo de esfuerzo físico o presión sobre la vejiga, en otras palabras, “estrés”. Toser, estornudar, reír, agacharse, recoger algo o cualquier tipo de actividad física que implique correr o saltar son ejemplos de posibles desencadenantes de la incontinencia urinaria por esfuerzo. Cuando los tejidos que rodean a la vejiga como soporte o la uretra están comprometidos, la actividad física o la presión sobre la vejiga puede hacer que el ángulo de la uretra se salga de la posición normal, haciendo que la orina se escape. 

En mi caso, solo mido 1,60 m y he dado a luz a un bebé de 4,3 kilogramos. Pujar el equivalente a una sandía naturalmente hizo su parte de daño tanto a corto como largo plazo. Puedo dar fe de que la incontinencia después del parto es algo completamente normal.

En el corto plazo, las mujeres experimentarán cambios en la función y el control de la vejiga de cuatro semanas a varios meses, a veces incluso hasta un año. Algunas mujeres recuperan el control de la vejiga antes del parto, otras no. Los factores determinantes que presentan un mayor riesgo en problemas de control de la vejiga después de 6 meses a un año están relacionados con la genética, el tipo de parto, el tamaño del bebé y la duración del trabajo de parto.

Además de los detalles del parto, nuestros genes también pueden ser una causa para llegar a sufrir de incontinencia. Es importante que las mujeres comprendan su propio nivel de susceptibilidad a la incontinencia después del parto y que hablen con sus hermanas y madres acerca de sus experiencias con el parto y sobre cualquier cambio que hayan experimentado en el post parto. Esto le puede dar una buena indicación de lo que puede llegar a experimentar cuando sea su turno.

Una cosa que usted puede hacer para ayudar a reducir la susceptibilidad es practicar los ejercicios de Kegel. Fortalecer el suelo pélvico le ayudará a mantener el control de la vejiga y es una parte importante del régimen para su vejiga.

Establecer un plan de idas al baño regular, sin importar si siente o no la necesidad de ir, también es importante después del parto para evitar fugas de orina accidentales. Recomiendo que las mujeres vacíen la vejiga cada dos horas para así ayudar a mantenerse secas.

A menudo, los síntomas de la incontinencia urinaria de esfuerzo desaparecen con el tiempo. Si los síntomas persisten durante varios meses, es importante acudir al obstetra/ginecólogo para identificar y determinar si es necesario un tratamiento médico, cirugía o incluso terapia con láser, que mejora y restaura el colágeno que rodea la uretra, lo que ayuda a sostener la uretra y evita que se mueva durante las actividades extenuantes. Y, además, es un procedimiento mínimamente invasivo e indoloro.

La incontinencia urinaria de esfuerzo es normal y se espera en el período postparto. Incluso puede comenzar durante el tercer trimestre del embarazo cuando el útero está presionando la vejiga. Es importante que las mujeres sepan esto, se preparen para ello y utilicen los recursos de los que disponen, como la ropa interior Plenitud.

Plenitud desarrolla continuamente nuevas y mejoradas opciones de protección para ayudar a asegurar que las fugas de vejiga ya no sean un problema. Las mujeres tienen suficiente en sus mentes durante el inicio del período postparto y no deberían tener que preocuparse por tener que mojarse y que se vuelva esto una pesadilla. Los productos Plenitud Femme permiten a las mujeres la libertad de reanudar sus actividades habituales y sentirse seguras de que estarán protegidas.

 

 

Más artículos
Anterior
Siguiente
Más artículos
Anterior
La fisioterapia del suelo pélvico no es sólo para mujeres
Siguiente
Cuidado de la piel: Cómo mantener su piel saludable y libre de olores